Trasplante de pelo

Recolección de los folículos capilares:

Los folículos capilares se “recolectan” en la zona posterior de la cabeza, conocida como zona segura, mediante el uso de micropunzones de bajas revoluciones y con el uso de anestesia local. Estos micropunzones pueden extraer injertos multifoliculares (con dos o más folículos) sin dañarlos.

Apertura de canales para implantar los injertos:

Existen dos técnicas diferentes para preparar las áreas receptoras de los folículos capilares:

Técnica tradicional de hendiduras

Esta técnica ampliamente utilizada realiza dos hendiduras bidimensionales en las áreas receptoras de folículos capilares con ayuda de una herramienta quirúrgica.

Considerando que estas hendiduras tengan unos 2-5 mm de longitud, la suma de todas las hendiduras para un trasplante de 4000 folículos sería de unos 8-20 metros. El número de hendiduras realizadas es uno de los factores que determinan la duración del período de recuperación, así como la cantidad de tejido que debe cicatrizar. También es posible que las propias hendiduras dañen folículos capilares sanos en la zona de recepción y causen gangrena (necrosis). Se debe aplicar mucho líquido a la zona, por lo que puede observarse hinchazón en los 7-10 días siguientes a la intervención.

Técnica percutánea del zafiro estethica

Se trata de una técnica especial empleada en un reducido número de clínicas del mundo, principalmente en Norteamérica. En lugar de trasplantarse en hendiduras, los folículos se trasplantan en canales tridimensionales creados con instrumental altamente especializados utilizando auténticas y valiosas agujas de zafiro.

Con la técnica percutánea del zafiro estethica, el riesgo de causar daño en la zona trasplantada es mínimo, ya que los canales abiertos tienen las mismas medidas que los folículos capilares y el período de recuperación es el doble de rápido que empleando otras técnicas. La zona de trasplante se recupera en tan solo 2-3 días y no deja cicatriz. Estos finos canales pueden introducirse entre folículos capilares, evitando así cualquier tipo de daño. La cantidad de líquido aplicado con la técnica percutánea del zafiro es también menor, por lo que la hinchazón tras la intervención también se reduce.

Trasplante de folículos capilares:

Una de las mayores ventajas de la técnica percutánea es que ofrece un resultado natural. La clave para obtener este resultado natural es que los folículos capilares se trasplanten en el ángulo correcto.

Las hendiduras creadas con la técnica tradicional son mayores que los folículos capilares, que no pueden ser trasplantados en un ángulo natural porque el ángulo de las hendiduras no puede ajustarse. Además, existe el riesgo de que los folículos trasplantados se muevan en las hendiduras y cambien su ángulo o incluso se caigan.

La densidad de los folículos capilares trasplantados también es importante para conseguir un trasplante capilar eficaz y natural.

Cuando se utiliza la técnica de hendiduras, es necesario dejar un espacio entre las hendiduras, que son relativamente grandes, para que puedan sanar. Esto limita la densidad posible de cabello trasplantado, por lo que no se podrá obtener un cabello espeso y abundante.

Los folículos capilares trasplantados empleando la técnica percutánea del zafiro mediante finos canales capilares tridimensionales se injertan en el ángulo más natural y no se desplazan, lo que significa que es imposible que su orientación cambie tras la intervención. Los folículos capilares se insertan en los canales aferrándose al pelo, evitando de esta manera causar daños en los folículos.

El empleo de pequeños canales mediante el uso de la técnica percutánea del zafiro permite obtener muchos canales próximos entre sí, lo que significa que la técnica percutánea puede proporcionar hasta el doble de densidad utilizando 40-50 injertos por cm2 de cuero cabelludo, consiguiendo un cabello muy abundante.

Consulta Gratuita

Por favor, suba las fotos tomadas desde tres ángulos diferentes